. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

- El cambiante mundo del intestino inflamado. Epígrafe 15.

 
- Doctor, quería hacerle una consulta.
- Me alegro, esta se ha quedado pequeña.

Y además, una queja:

!Qué cabrón mi vecino! ¿Pues no se pone a llamar a mi puerta como un loco a las cuatro de la mañana? !Casi se me cae el taladro del susto!