. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

- El cambiante mundo del intestino inflamado. Epígrafe 7.

 
Pues claro que hay luz al final del túnel. Si no la hay no se llama túnel, se llama cueva.