. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

- El cambiante mundo del intestino inflamado. Epígrafe 12.

 
Soy el que baja a las 3 de la mañana a tirar 50 botellines al contenedor verde. Porque el reciclaje no está reñido con ser un hijo de puta.

Y además, una pregunta:

¿Los calamares en su tinta llevan tóner o van con cartucho?