. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3172. Lunes, 9 octubre, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo centésimo septuagésimo segundo: “Un mono después de emborracharse de brandy, nunca más lo tocaría, y esto es mucho más sabio de lo que harían la mayoría de hombres" (Charles Robert Darwin, 1809 - 1882; naturalista inglés).

Han descubierto un nuevo tipo de dinosaurio: el Jionianhualong tengi. Vivió hace 125 millones de años y venía a ser parecido a un capón pero de un metro de altura y con dientes.

Me gustan los dinosaurios, me despiertan cierta ternura aunque solo sea por pensar lo mal que lo debieron de pasar. Ellos tan grandotes pero con unos brazos tan pequeñitos ¿cómo se abrazarían los pobres?

De todas formas siempre me ha parecido que muy mal se tuvo que dar la evolución en los velocirraptores para acabar siendo gallinas. ¡Con lo que ellos llegaron a ser!

Ya, sí, lo sé, pero es que es lunes.