. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3260. Miércoles, 28 febrero, 2018

 
Capítulo Tresmilésimo ducentésimo sexagésimo: “Desconfía de aquel que todo lo ve bien y del que todo lo ve mal”. (Johan Kaspar Lavater, 1741 -1801; poeta suizo).

La inteligencia de las personashumanas después de tantos milenios sigue deslumbrando. Pero hay que dejar claro que el talento por sí solo no sirve para nada; es el uso que hacemos de él lo que le da valor. De ahí que haya tanto talento desperdiciado. Porque no importa cuántos recursos tengas, si no sabes usarlos nunca serán suficientes.

Por eso, no acabo de entender por qué la gente cuando va a comprar no se lleve los cienesycienes de esos papelitos que te dan para descontarte algo en la siguiente compra. Si estás pendiente te ahorras una pasta.

Es hacerte la tarjeta de un hipermercado y perder todo el glamour; pero oye, !qué ventajas!