. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

08082018. De vacaciones, que siempre son mejores de lo que podrían ser.

 
Durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera (1923-1930), la censura era férrea, y, obviamente, no se podía clamar contra el dictador. Decidido a opinar, alguien le dedicó un poema. Parecía un panegírico, pero solo es necesario leer la letra inicial de cada verso para comprobar que es todo lo contrario: “Paladín de la patria redimida, / Recio soldado que pelea y canta, / Ira de Dios que cuando azota es santa, / Místico rayo que al matar es vida. / Otra es España, a tu virtud rendida; / Ella es feliz bajo tu noble planta. / Solo el hampón, que en odio se amamanta, / Blasfema ante tu frente esclarecida. / Otro es el mundo ante la España nueva; / Rencores viejos de la Edad medieval / Rompió tu lanza, que a los viles trunca. / Ahora está en paz tu grey bajo el amado / Chorro de luz de tu inmortal cayado. / Oh, pastor santo, ¡no nos dejes nunca!”.

Y además...

- Aprovechando hasta el final los tarros de mayonesa. Basta con añadir aceite, vinagre, hierbas y especias en el tarro, agitarlo y se convierte en un aderezo para la ensalada. Además, si se añade leche caliente sobre el sobrante de un bote de crema de cacao y se agita fuerte se consigue un batido de chocolate.