. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3384. Lunes, 8 octubre, 2018

 
Capítulo Tresmilésimo tricentésimo octogésimo cuarto: " No hay nada repartido más equitativamente en el mundo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente" (René Descartes, 1596-1650; matemático).

Noto cómo pequeñas gotitas de sudor chorrean por mi nuca haciéndome cosquillas y me duele la espalda de llevar mucho tiempo en la misma posición. Tengo las manos agarrotadas de aporrear el teclado y necesito urgentemente estirar las piernas.

Tiene sentido. Tengo la sensación de llevar varias horas concentrado en mi tarea laboral.

Pero miro el reloj y me doy cuenta de que apenas llevo diez minutos en ello. La ley de la relatividad demostrada en todo su esplendor. Sin más. Así, de lunes, concentrado en mi tarea laboral.