. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3427. Viernes, 14 diciembre, 2018

 
Capítulo Tresmilésimo cuadringentésimo vigésimo séptimo: “Cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol; no vaya a ser la sombra de un pigmeo”. (Friedrich von Hardenberg, 1772-1801; filósofo alemán).

Aunque cada persona y su pene son un mundo y no hay dos iguales (ni personas ni penes), siempre contamos con la estadística para organizar un poco las cosas. Un equipo de urólogos británicos ha recogido todos los estudios publicados sobre la materia, que suman una muestra de 15.521 pitos de todo el mundo y han sacado sus consecuencias: el pene medio mediría 13,24 centímetros en erección y 9,16 centímetros en reposo.

15.521 aparatos estudiados y encima por urólogos que, al fin y al cabo, es algo que tiene que contaminar sí o sí la muestra. Que algún señor acudirá a la consulta a que se lo reduzcan (¿?¿?¿?¿?), pero la mayoría de los pacientes con problemas en ese sentido irán a que se lo alarguen por tenerlo pequeño. Digo yo. Y eso es algo que tiene que alterar el resultado. Fijo.


Además, se permiten el lujo de compararlos con objetos cotidianos. ¿De verdad algún pito se parece a un teléfono Nokia? Y sobre todo, y con todas las que hay, ¿qué tamaño tienen una salchicha estándar? ¿Es la alemana o la de andar por casa?

Demasiadas dudas (sin duda) para algo tan trascendente.