. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

4016. Viernes 26 noviembre, 2021

 
Capítulo cuatromilésimo decimosexto: “Mi meta en la vida es ser tan buena persona, como mi perro cree que soy” (Proverbio sueco).

Con esto de la interné tener una idea, desarrollarla y ponerla en práctica es fácil. Aunque precisamente por ser tan fácil a tantos emprendedores se les va la pinza. Hubo una vez una web que permitía ponerle nombre al propio pene y hasta expedía un certificado personal en el que quedaba constancia del bautismo. Se llamaba “name your Wang” y apenas estuvo funcionando unos cuantos meses.

Otro, con mucha imaginación, puso en marcha un sitio en el que vendía sombreritos para el pene. En su catálogo contaba varios modelos para escoger: un casco vikingo, un gorro de saltimbanqui, un sombrero de copa, una cobra, un fez… Los gorritos iban unidos a un anillo que se colocaba alrededor del pene. No eran caros (menos de 10 euros)... pero no sé yo si, al no servir como cockring, pudiera tener alguna utilidad práctica. De hecho, unos meses después cerró la empresa. Normal

Estamos en la época del "se me ocurre una burrada, la vendo en interné y, si suena la flauta, mejor que mejor". Claro que por probar..