. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

4021. Viernes 3 diciembre, 2021

 
Capítulo cuatromilésimo vigésimo primero: "Mi holgazanería no me deja tiempo libre para nada" (Alphonse Allais, 1854- 1905; humorista francés).

Josh Grant, estudiante neozelandés, va con su coche a toda velocidad por una carretera de montaña cuando choca violentamente contra un quitamiedos. Resultado del accidente: el coche completamente destrozado pero él apenas unas cuantas magulladuras.

Mientras Josh espera a la grúa al borde de la carretera le entran ganas de mear y busca un sitio discreto entre los arbustos; se acerca sin darse cuenta de que esos mismos arbustos tapan un barranco de más de cincuenta metros de alto. Josh Grant, estudiante neozelandés muere por el impacto de la caída.

Hay post que son lo más parecido a una minifalda: lo suficientemente largos como para cubrir el tema y lo suficientemente cortos como para ser interesantes y dejar que trabaje la imaginación.

Hasta el jueves, pues.