. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3564. Jueves, 22 agosto, 2019

 
Capítulo Tres milésimo quingentésimo sexagésimo cuarto: “No hay un solo error que no haya tenido sus seguidores”. (John Locke, 1632 – 1704; médico británico).

Ya sé que uno se despista viendo pasar una mosca, y que se monta historias sin mucho sentido aunque solo sea para no pensar en cosas más importantes, pero ¿soy yo el único al que el cuatro de los botones del ascensor le recuerda a un hombre cagando?


También es verdad que el que tiene hambre con pan sueña.

Y era justo ese momento.