. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

658. Miércoles, 30 noviembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo quincuagésimo octavo: "Yo creo en las familias numerosas: toda mujer debería tener al menos tres maridos". (Zsa Zsa Gabor,1919, actriz húngara)

Estamos a punto de entrar en el mes de la sutileza y/o diplomacia por excelencia: mañana llega diciembre.

Pocas cosas hay que pongan más a prueba la paciencia de uno que las innumerables e interminables reuniones en las que el personal se empeña en dar rienda suelta a una avalancha de "paces", "concordias", "amistades" y "armonías" que nunca demuestran el resto del año. El alcohol es lo que tiene.

Y en la muy práctica línea de "tantos hombres y tan poco tiempo", un par de anécdotas de las que aprender a salir del paso de alguna de las situaciones más comunes que se nos van a presentar. Seguro.

Primera: la protagonizada por la estrella de cine alemana, Marlene Dietrich. En una fiesta organizada con motivo de la navidad se topó con un conocido que se había quedado calvo y al que no reconoció.

"¿No te acuerdas de mí Marlene?" le preguntó él. La actriz lo miró y lo remiró hasta que, por fin, se le iluminó el rostro, y le dijo "!Ay, perdóname! No te reconocía con ese peinado".

Segunda: la protagonizada por los invitados a la cena de navidad de otra actriz, Helen Hayes, famosa por su fuerte carácter y por su poca maña para la cocina. A pesar de ello unas navidades decidió ser ella quien guisara para toda la familia.

"Es mi primer pavo -les dijo-. Si no está bueno, no quiero oír ni una palabra. Os levantáis, calladitos, y nos vamos a un restaurante". Volvió diez minutos más tarde y todos seguían sentados en la mesa... pero con los abrigos puestos.

Sutileza, diplomacia, y unas cuantas toneladas de paciencia. Falta nos va a hacer con el mes que se nos viene encima.